Es probable que si no entiendes mucho de moda masculina pienses que todos los abrigos de hombre son similares, pero lo cierto es que no es así. A continuación te presentamos los diferentes tipos de abrigos de hombre que existen en el mercado. Sigue leyendo para conocer cuáles son los distintos tipos de abrigos de hombre que debes tener en cuenta para encontrar la alternativa que mejor se adapte a lo que estás buscando.

Las parkas

Uno de los mejores tipos de abrigos de hombre que existen son las parkas. Son los abrigos perfectos para los meses más fríos del año porque retienen muy bien el calor, y además son altamente funcionales. Estos abrigos son prácticos y tienen diseños resistentes, pero a la vez especialmente modernos. Del mismo modo, son los abrigos perfectos tanto para dar un paseo con los amigos como para combinarlos con trajes cuando queremos llevar un look más formal.

Lo mejor es llevarlas con looks sencillos para que tengan más protagonismo. La cintura se puede ajustar para definir la silueta y es mejor no usar los bolsillos en exceso. Son el abrigo ideal para los días más largos del invierno, ya que son gruesas y cálidas.

Los abrigos rectos de lana

Por otro lado, encontramos los abrigos rectos de lana. Son abrigos clásicos y muy estilosos, con líneas definidas que aportarán estilo a toda tu ropa. Además, son abrigos que aportan mucha elegancia a tus looks, y que, al ser versátiles son inversiones inteligentes siempre. Para combinarlos, quedan genial con trajes en los meses más fríos del año, e incluso pueden llevarse sobre americanas y resultar cómodos. Para looks más informales, pueden combinarse con jerséis de cuello pico o con camisas de cuello abierto. Las bufandas también añadirán un plus a este tipo de estilismos. Son perfectos para llevarlos entre semana y aportar elegancia a tus looks urbanos.

Los abrigos cruzados

Los abrigos cruzados masculinos son sin duda una de las prendas más atemporales que existen. Estos abrigos no pasan de moda y siempre deberían estar en nuestro armario. Se hicieron populares hace casi un siglo, pero han resistido el paso del tiempo y han sabido adaptarse a las nuevas tendencias. Son abrigos de corte sastre que hacen un perfecto homenaje a los años 80. Para combinarlos, el color camel es una de las mejores inversiones clásicas, aunque hay otras alternativas más llamativas como los abrigos de texturas o los militares. Lo mejor es jugar con los detalles, como el ancho de la solapa o los botones. Del mismo modo, cabe reseñar que son los abrigos perfectos para llevarlos en ocasiones formales, sobre un esmoquin o con un traje business muy elegante. Son la mejor alternativa si queremos dar una buena impresión porque aportan seguridad y elegancia a nuestros looks, sobre todo si los combinamos con trajes de negocios.

Las cazadoras de plumón

Por otro lado encontramos las cazadoras de plumón. Tanto para la montaña, como para esquiar, como también para lucir en el asfalto, estas cazadoras son otra de las prendas de referencia que no puede faltar en tu armario. Están inspiradas en la moda deportiva moderna, y cuentan con muchísimos colores llamativos y con versiones clásicas. Los expertos recomiendan combinarlas con sudaderas con capucha o con camisa, aunque las opciones más ligeras son una gran alternativa para combinar con capas mucho más clásicas, como los abrigos cruzados de lana o los abrigos rectos. Lo mejor es escoger tejidos resistentes y sencillos de limpiar, porque esta prenda suele ser un básico cómodo y eficiente en el invierno.

Del mismo modo, el plumón es una alternativa perfecta para escapadas de fin de semana al campo, pero también para días enteros en la ciudad. Se trata de abrigos masculinos ideales para ocasiones informales o casuales.

Las cazadoras clásicas

A continuación encontramos las cazadoras clásicas. Son un tipo de abrigo básico con toques rebeldes. En la actualidad, las cazadoras ya no tienen usos concretos sino que pueden usarse habitualmente para ir a trabajar o para elaborar looks casuales. Si se trata de una cazadora con seda y acabados ligeros puede ser ideal para combinarla con looks elegantes. Si es de piel sin duda marcará tendencia y si queremos aportar una imagen clásica el algodón con textura será la mejor opción para nosotros. Del mismo modo, los diseños más auténticos bomber suelen incorporar bolsillos laterales y cremalleras de estilo piloto. Para combinarlas es clave tener en cuenta el contexto, las de piel son ideales para las salidas con amigos, las clásicas de piel son perfectas para una cita y las vaqueras son la mejor alternativa para primavera. Como son ligeras son una mejor alternativa de abrigo para los meses de primavera, otoño e incluso para las noches de verano.

Los abrigos extra grandes

Estos abrigos de hombre son una versión más actual de los clásicos abrigos rectos. Al tener un corte ancho, aportan seguridad a la par que desenfado a tus estilismos. Además, suelen venir con detalles y complementos que llaman la atención. Para combinarlos son perfectos los estilismos slim fit, ya que aportan el contraste perfecto con este tipo de looks. Del mismo modo, son perfectos tanto para ir a trabajar como también para los looks casuales de fin de semana.

Los chalecos

Finalmente encontramos los chalecos masculinos. Este tipo de prendas de abrigo para hombres son complementos especialmente interesantes, que pueden llegar a cambiar por completo tu estilismo sin que te des cuenta. Los chalecos son ideales para que puedas expresar toda tu personalidad e incluso añadir un toque de color o textura a tu conjunto. Además, los chalecos te ayudarán a mantenerte abrigado en todo momento. Tienen acolchados que pueden ser ligeros o más abultados, estilos deportivos o estilos formales: las posibilidades son infinitas con esta prenda de ropa.

Para combinarlos, lo mejor son los diseños de nylon deportivo y lleno de color para los looks casuales, así como las versiones más ligeras para ponerlos encima de abrigos en los meses más fríos de invierno. Son perfectos también para usarlos en primavera o en otoño combinados con jerséis ligeros o con cazadoras vaqueras.